logo_metodologia_creativa-02

¿Quieres aprender a comunicar de forma eficaz, coherente y sorprendente para abordar los retos de la comunicación actual y los nuevos consumidores?

Te presentamos este programa, fruto de la colaboración entre profesionales publicitarios e investigadores sociales, diseñado para aprender y aplicar un método de trabajo que pone creatividad, marca y consumidor en el centro de la comunicación contemporánea eficaz. Desestimamos la creencia de producir “ideas felices”, así como que es factible encontrar de un momento a otro y de forma aleatoria soluciones creativas que posibilitan que nuestra empresa, producto o servicio sea de verdad deseado por nuestras audiencias, nuestros consumidores o nuestros usuarios.

En cambio, sí contemplamos que es posible generar propuestas de valor teniendo muy presente que, en todo proceso de creación, están implicados múltiples elementos que nos obligan a considerar una metodología idónea para abordar cualquier nueva situación creativa a la que nos enfrentemos.

Esta formación está 100% orientada a comprender y manejar un método aplicable en nuestro día a día, y que esto sea posible desde el mismo instante en que concluye el curso.

Gracias a nuestros oficios, reconocemos aquellos proyectos empresariales, campañas publicitarias, mensajes comerciales y desarrollos de producto que fracasan, con los que se termina perdiendo mucho esfuerzo, dinero y oportunidades de crear acciones verdaderamente poderosas.

Este curso descubre, en profundidad, un método estratégico con el que hacer brotar las mejores ideas para los departamentos de comunicación, marketing y desarrollo de producto. Durante la realización del mismo, los alumnos ahondan en el proceso estratégico-creativo que hace que los proyectos salgan al mercado con las mayores garantías de conectar con sus audiencias, consumidores o usuarios.

Transitamos juntos un camino de 32 horas en las que debatimos mucho y realmente nos sumergimos en la creación de ideas valiosas que hacen que las personas decidamos consumir o comprar algo. Siempre desde la coherencia entre los dichos y los hechos y entendiendo, de verdad, al público a quien nos dirigimos.